Lactancia Materna

He querido hacer esta entrada sobre lactancia materna porque he visto y veo muchísima desinformación, no es que yo sea la biblia pero este es mi segundo hijo criado con lactancia materna. Valeria estuvo hasta los 15 meses, obvio que a esa altura no era exclusiva pero prácticamente sí que era la principal, hasta que ella por sí misma abandonó la teta y no necesité ni pastilla corta leches ni nada de ese estilo.

Entiendo que este tema no interese a muchas pero si tenéis cerca a alguna futura mamá que quiera amamantar a su peque no dejéis de compartir esta entrada. Estaré encantada de saber que os ha ayudado.

 

lactancia-materna-yohanasant-1

 

La idea de hacer esta entrada me la dio mi propio pediatra en la revisión de los 15 días del peque. Al preguntarme por el tipo de alimentación, lactancia materna exclusiva, me dijo:

«Bueno, veremos ahora si es suficiente con eso o si tienes que ayudarle con leche de farmacia» 

¿Perdón? Para esto la experiencia es un grado y me iba a dar igual lo que dijera el pediatra porque sinceramente mi niño desnutrido no está… y viendo que en ese tiempo había engordado 640 gramos me soltó:

«Vaya suerte de leche que tienes, es muy buena. Ya quisieran muchas tener esa leche» 

Y que se lo digan a mi santo esposo si tengo buena leche, más bien diría que tengo una mala leche de mil demonios. La cuestión es que, ¿como un profesional de la salud infantil me pudo haber soltado eso? ¿Si hubiera engordado 200, 100 ó 80 gramos que hubiera pasado? ¿Se supone entonces que no tendría buena leche y que debería de recurrir a la leche de farmacia para que mi bebé estuviera bien hermoso?

Y aquí es dónde empiezan los problemas con la lactancia materna…

Y es que, no hay leche buena ni mala, ni potente ni aguada… cada mamá fabrica la leche que en cada momento necesita su hijo y es el propio pecho de la mujer el que regula la composición en función del bebé. La naturaleza es sabia, ¿no?

Una de las cosas que más nos preocupan a las mamás es que nuestros peques crezcan sanos y fuertes, obvio. No sólo cuando son bebés , da igual que tengan 1 mes, 1 año, 11 años…seguimos siendo igual. Con el biberón es muy fácil controlar lo que comen 60ml, 120ml, 240ml… y saber lo que dejan pero con la teta como no es transparente, menos mal!, no sabemos lo que come y lo que deja (porque dejan, aunque coloquialmente se hable de que tiene que «vaciarte» la teta)

Otra cosa que nos perturba es el horario. A demanda, pero cada 3 horas o cada 4 horas porque ya tiene un mes y se supone que tiene que ir aguantando más entre toma y toma… y claro que eso pasa pero cada bebé tiene su ritmo y «sus horas» uno aguantará 2 otro 3 y otro 4… ¿y si tu hijo sólo «aguanta» 2 horas que se supone que lo tienes que dejar llorando otras 2 hasta que le toque su hora?… ¿os imagináis? ¡Vamos un infierno!

Por eso es muy importante estar bien informada porque aunque nos cansemos de leer que los  bebés nacen ya sabiendo mamar no es tan fácil como enseñarle la teta y que él lo haga todo… o sí! pero hay que saber y tener las cosas claras antes de empezar con la lactancia.

lactancia-materna-yohanasant

Lo que os aconsejo es que no lo dejéis para el último momento, es decir, para el día en el que por fin podéis abrazar a vuestro bebé porque entre el cansancio del parto, las visitas, los nervios porque todo el mundo está opinando sobre tu postura, la del bebé, que si nació ya con gases, que si aún no tienes leche y claro se queda o se va a quedar con hambre… y la presión propia por hacerlo bien y ser una buena madre lo más probable es que, o en el mejor de los casos acompañéis la toma con leche de farmacia o bien que definitivamente dejéis la lactancia materna a un lado y se sigáis sólo con el biberón.

Que si es lo que se quiere, pues estupendo, pero si lo que realmente una quiere es dar el pecho la sensación de fracaso y el desanimo os puede llegar a sumir en una profunda tristeza.

Por ello es muy importante que busquéis apoyo e información en los grupos de lactancia que podáis tener en vuestras ciudades, os dejaré más abajo los que yo conozco pero seguramente habrá más. Preguntad a vuestra matrona e incluso cuando vayáis a alguna revisión al hospital de turno preguntad en la planta de maternidad, ellos tienen que saberlo.

Otra cosa que os recomiendo es que os hagáis con el libro de Carlos González, «UN REGALO PARA TODA LA VIDA», para mí fue mi salvación. Entendí de una vez por todas cómo funciona el pecho pero lo más importante entendí a mi bebé, se acabaron los lloros incontrolados, las tomas eternas, el que todo el mundo opinara y aconsejara…vamos el Santo Grial. Además que está escrito en un tono coloquial y con una nota de humor así que lo leeréis en un periquete. Lejos del drama las risas están garantizadas.

Lo podéis encontrar por sólo 6€ en la edición de bolsillo o en la trilogía «COMER, AMAR, MAMAR» que es el que yo tengo y que engloba desde la lactancia materna hasta la introducción de alimentos sólidos pasando por una guía de crianza natural, vamos la de antes.

Espero que os haya gustado esta entrada y si queréis que ahonde un poco más en el tema o en otros temas que tengan que ver con la maternidad no dejéis de decírmelo porque a mi sinceramente es un tema que me apasiona y del que me encanta hablar. Por cierto a las que les interese las cifras mi peque en un mes (nació el 3 de febrero) engordó casi 1,5 k y creció 5,5 cm. Todo un torete!

GRUPOS APOYO A LA LACTANCIA MATERNA

Diez Lunas (en Asturias)

Amamantar (en Asturias)

La Liga de La Leche (en toda España)

Gracias por tu tiempo. ¡Que tengas un gran día! MUA 😉

signature yohana santos

Suscríbete y recibe las actualizaciones y contenido extra en tu email.
Sign up to get the latest posts and exclusive content.


14 comentarios de “Lactancia Materna

  1. Isabel dice:

    La verdad que yo la información la tenía pero la práctica es diferente y no es tan sencillo como lo pintan y me vi agotada tras un parto durillo, con los nervios propios de la nueva situación y con la presión por parte de las enfermeras con las tomas aparte la poca intimidad pq aunque las visitas se agradecen también saturan

    • Yohana dice:

      Claro por eso digo que hay que buscar información y apoyo incluso antes para que luego con el baile de hormonas, nervios y demás sepamos lo que tenemos que hacer o como reaccionar ante determinadas circunstancias.

    • Yohana dice:

      Nos volvemos no te creas, al menos con el primero porque no sabes si lo estás haciendo bien o no. Con el segundo tb opinan pero ya te da más igual porque sabes como hacer las cosas. Mua 😉

  2. Nuria dice:

    Muy buena entrada. Lo que ocurre es que no hace mas que hacer sentir culpable y eso que mis «bebes» ya tienen 17 y 14 años respectivamente. A Dios pongo por testigo…como Scarlett…que no quise dejar a mis hijos morir de hambre. Por mucho empeño que puse y con la lactancia establecida mis niños no engordaban ni un gramo. El pediatra , en vista de que con un mes solo perdían peso…estando solo al pecho…les introdujo el biberón. A ambos les di lactancia mixta hasta los 9 meses y muy a mi pesar….pero de verdad…no engordaban… No encontré a nadie que me dijera que podía hacer…y aun así durante meses di teta y esterilice biberones…al menos algunas de las virtudes de la lactancia materna si pude dárselas…quiero creer. Caramba…parece que fue ayer

    • Yohana dice:

      No te sientas culpable Nuria, has hecho lo mejor para tus hijos y eso no te lo puede discutir nadie. Ya sea con lactancia materna o con biberón tus hijos crecieron sanos y fuertes. La única pena es que queriendo darles teta no hayas contado con el apoyo y la información y es precisamente de eso de lo que trata esta entrada de que busquen apoyo e información para lograr lo que se quiera hacer en cada caso. Gracias por pasarte! MUA 😉

Deja un comentario / Leave a comment